Sitio Oficial para Secundarias Públicas

Vuelta a clases: 8 consejos para afrontar el periodo de adaptación


El ingreso o reingreso de los niños a la escuela significa un enorme cambio tanto para ellos como para sus padres.

 

El ingreso de los niños a la escuela significa un enorme cambio tanto para ellos como para sus padres y familias. Resulta necesario entonces, un trabajo en conjunto entre la escuela y la familia para la adaptación de los niños en la institución escolar.

Pero, ¿qué es en realidad el periodo de adaptación?

Es el proceso por el cual los niños se forman emocionalmente para aceptar un nuevo ambiente, la escuela. Al ingresar a la institución, los niños atraviesan una inevitable e importante separación, una ruptura del lazo afectivo con la figura de apego, generalmente ocupada por los padres. El objetivo principal del periodo de adaptación es que los niños logren asimilar con alegría esta ruptura.

Ahora, ¿Qué podemos esperar de este periodo?, ¿Qué cosas van a ocurrir? Durante esta etapa los niños se encuentran en un lugar nuevo y desconocido, con personas que no pertenecen a su círculo familiar. Todo esto supone angustia, por la separación de sus vínculos de apego.

En la sala nos podemos encontrar con niños que lloran, otros que no lloran pero que se niegan a ser atendidos por extraños o a hablar con ellos, que no se relacionan ni participan, niños aferrados a algún objeto del hogar o del jardín, niños aislados, otros que preguntan por sus padres, que se enojan y otros que juegan e interactúan alegremente con su nuevo entorno.

También está considerado como “normal” que los niños exhiban cambios en su comportamiento, en casa: más sensibilidad o cercanía con los padres, diferencias en los ritmos de sueño, cansancio por la incorporación de la nueva rutina, entre otros.

 

Les dejamos 8 consejos para afrontar el periodo de adaptación

El papel parental resulta esencial para la adaptación de los niños a la escuela. Entre los muchos consejos existentes, te dejamos algunos para que puedas potenciar tu rol como mamá o papá en este proceso:

  1. Elegí una institución escolar que esté alineada con la visión de tu familia sobre la educación y los valores, y que te genere confianza.
  2. Trabaja colaborativamente con la escuela y confía en los profesionales de la institución.
  3. Respeta los pedidos de los directivos y docentes sobre las reglas, tiempos y horarios propios de este periodo.
  4. ¡Pregunta todas las dudas! No te quedes con inquietudes que probablemente la escuela puede responder y resolver.
  5. Se constante con la asistencia a la escuela.
  6. Prepara psicológicamente a los niños fomentando en ellos actitudes positivas respecto a la escuela.
  7. Ser consciente de la influencia de la familia. Nuestros sentimientos como padres pueden ser transmitidos sin querer a los niños, quienes reaccionan inconscientemente a ellos. Tanto si se trata de temores, ansiedad, inseguridad sobre la decisión, como de expectativa, alegría o aceptación, si los padres viven con inseguridad este momento, puede que los niños también perciban la escuela como un lugar inseguro.
  8. Cuidado con el orden del “desapego”. Muchos papás y mamás sienten ansiedad de que sus hijos dejen varios hábitos antes de comenzar la escolaridad: como los pañales, el chupete, dormir en la cama de los padres, dormir la siesta, por nombrar algunos. ¡No corras! Dejar y adquirir varias rutinas al mismo tiempo puede ser estresante para los niños. El periodo de adaptación ya significa la adquisición de nuevas costumbres diarias difíciles de aceptar. Ir de a poco y con paciencia es, en este caso, el mejor camino.

Podemos decir que los niños alcanzan la adaptación cuando:

  • Son capaces de relacionarse con el grupo y con sus profesores libremente, expresando sus emociones (de la manera que puedan según su edad).
  • Adoptan conductas más relajadas en referencia a la escuela.
  • Abandonan la agresividad, el enojo o el aislamiento; cuando no esperan a sus figuras de apego con ansiedad durante el horario escolar.
  • Hacen uso de todo el espacio de la sala, sus recursos y propuestas.

Cada niño y niña tiene sus tiempos, y el periodo de adaptación no es la excepción. Se trata de un proceso que cada niño realiza por sí mismo. Aunque sea estresante, angustiante y duro también como mamá o papá, ¡No te preocupes! Es un paso importante y necesario para la vida de nuestros hijos.

Por lo que resulta fundamental ser conscientes de la gran responsabilidad que tenemos a la hora de organizar y abordar los primeros días de clase. No olvidemos que los objetivos generales se encaminan a brindarles a los niños una agradable primera experiencia escolar, así como estrategias para la convivencia en la escuela y satisfacción de sus necesidades.

La temprana escolaridad provee a los niños de contenidos que apuntan a la socialización con otros, la identificación de sí mismo como integrante de un grupo, de los materiales y espacios, y la adquisición de hábitos de higiene, relación, autonomía y aceptación de nuevas reglas.

Así que, aunque sea un periodo difícil, vale mucho la pena:

¡Bendito periodo de adaptación!

 

EXPERTO:

Heliana Moriya

Docente de música de niveles inicial, primario y secundario

Psicopedagogía

 

https://compartirenfamilia.com/emociones/vuelta-a-clases-8-consejos-afrontar-periodo-adaptacion.html